Fantasmas
Rosa 13
Z.U.L.E.M.A.
Títeres
Honoria
Cuentos Cortos
Historias Cruzadas

viernes, 4 de agosto de 2017

El Príncipe. Maquiavelo (3/10)

CAPÍTULO IV
POR QUÉ EL REINO DE DARÍO, CONQUISTADO POR ALEJANDRO, NO SE SUBLEVÓ CONTRA SUS SUCESORES, DESPUÉS DE LA MUERTE DE ÉSTE

Hay dos tipos de principados: Aquellos que tienen al pueblo como esclavos del rey absoluto, quien da por su gracia facultades a quien quiere; y la del rey que tiene nobles que se han ganado su posición por la antigüedad de su raza, a su vez tienen súbditos particulares que les profesan particular afecto

En el primer caso, debido a la devoción que le tienen a su rey, será difícil de conquistar; pero una vez tomado, será fácil retenerlo (a éste pertenecía el reino de Darío)

En el segundo caso, siempre habrá algún o algunos grupos descontentos, capaces de buscar la caída del rey; pero una vez tomado, será difícil de conservar por la misma razón


CAPÍTULO V
CÓMO HAY QUE GOBERNAR LAS CIUDADES O LOS PRINCIPADOS QUE ANTES DE OCUPADOS SE REGÍAN POR SUS PROPIAS LEYES

Hay 3 medios: 1) Destruirlos; 2) Ir a vivir a ellos; 3) Dejarles sus leyes; pero obligándoles a pagar un tributo y creando un gobierno de reducido número de personas que le sostengan la amistad del país (Esta es la democracia de mis tiempos, y por lo que veo, las cosas no cambian y seguro así fue siempre y así será)


CAPÍTULO VI
DE LOS NUEVOS PRINCIPADOS QUE EL PRÍNCIPE ADQUIERE POR SU VALOR Y POR SUS PROPIAS ARMAS

“(...) el hombre prudente no debe caminar si no tras las huellas trazadas por los personajes más ilustres”

Nicolás hace un ejemplo de los arqueros, que apuntan más alto para llegar en parabólica a su objetivo 

El príncipe siempre se sostendrá mejor mientras no se confíe en la fortuna

“(...) nada hay más difícil, ni de tan dudoso resultado, ni de más peligrosa ejecución, que el introducir nuevas leyes”

“(...) la naturaleza de los pueblos es variable, fácil de encauzar a una opinión; pero difícil de afirmarla en ella”

Respecto a los príncipes que manipulan las creencias de su pueblo, Nicolás dice que es muy complicado conservarlo y siempre están en peligro

Cuando el pueblo empieza a flaquear en creer en el príncipe o en la nueva ley, hay que usar la fuerza para demostrar que se está en lo correcto


CAPÍTULO VII 
LOS PRINCIPADOS NUEVOS QUE SE ADQUIEREN CON FUERZAS AJENAS O POR FORTUNA

Quienes consiguen el poder por fortuna, mucho les cuesta conservarlo. 

“(...) el príncipe nuevo que quiera preservarse de sus enemigos ha de ganarse amigos y vencer por la fuerza o por la astucia; ha de hacerse amar y temer de los pueblos y respetar y obedecer por los soldados; deshacerse de los que puedan o deban perjudicarle, renovar con otra forma la antigua organización; ser agradable y severo, magnánimo y liberal; disolver una milicia infiel y crear otra diferente; conservar de tal modo la amistad de reyes y príncipes, que les agrade haceros bien o que teman causaros mal”

Cuando se dice que estos hombres dependen de la voluntad de quienes los impusieron porque son incapaces de valerse por sí mismos, Nicolás pone de ejemplo a los romanos que llegaron al poder por corrupción. Nicolás dice que este tipo de personas no saben gobernar. Nicolás sigue diciendo que ni las tropas le son fieles

Nicolás menciona que los pueblos nuevos no pueden consolidarse bien porque no tienen raíces que los sustenten. Sobre lo que dijo Nicolás yo pongo de prueba a todos los países nuevos que se van formando y se seguirán formando. No hay uno solo que no presente corrupción, guerrillas internas y pobreza

Nicolás dice que esos nuevos pueblos no podrán con el primer choque contra la adversidad

La comparativa de los países nuevos va en la misma relación a los príncipes nuevos, de que ninguno sobrevivirá comparado con aquellos que se prepararon con fundamentos antes de ser lo que ahora son

La única forma, según Nicolás, de que un príncipe de esta clase conserve su poder, es que tenga un talento superior

“(...) los hombres nos ofenden por odio o por temor”

“(...) es un error creer que entre grandes personajes los nuevos favores hacen olvidar antiguas ofensas”

No hay comentarios:

Publicar un comentario